Pensamiento sobre cultura y arte

Incluso cuando se ha avanzado do con gran ímpetu en todo los ámbitos sociales y culturales, hay quienes podrían seguir pensando que el arte es solo un simple accesorio para mantenerse ocupado de manera momentánea, o bien, que se trata de un accesorio elitista del que, en algún momento se puede prescindir. A diferencia de un máster en administración, el arte consiste en una de las expresiones más sublimes que se reconocen en el ser humano, ya que se enfoca en la búsqueda apasionada de esa libertad espiritual que muchos llevan atrapada durante sus vidas, con lo que se eleva al ser humano más allá de los conocidos confines de la materia. Por medio del arte el hombre logra acariciar con su alma aquellos planos que le resultan más sutiles.

Por medio del arte es posible revelar la sensibilidad que de manera oculta se encuentra latente alcanzando la propia identidad como una verdad mágica y que sin querer puede convertirse en divina. El arte emplea un lenguaje de tipo simbólico, que suele resultar más complejo y profundo que el conocido lenguaje racional, normativo, técnico, o simplemente utilitario; es por ello que resulta un tanto complicada su interpretación y por ende, su apreciación. 

Quien se encuentra de frente con el arte, no escapa de la sorpresa que ello proporciona al los sentidos, ya que se trata de un discurso individual, pero que a su vez resulta colectivo, con el que retorna a su estado natural la esencia del hombre y con ello, su pertenencia al universo, constituyendo de esta manera un testimonio invaluable para la herencia energética, con lo cual no podría calificarse como una cosa, o bien como una operación meramente mecánica. 

Cuando se hace referencia al arte, se trae a colación una elevada manifestación de la comunicación del alma en comunión con lo sagrado, donde la razón y las limitaciones del pensamiento se deslustran para abrir paso a diversas conexiones y asociaciones emotivas, líricas, alegóricas, poéticas, musicales, entre otras.  

El arte, solo es sinónimo de libertad

Más allá de las obligaciones que reconocemos como materiales, el arte solo va en busca de la libertad, ya que con él se puede expresar lo esencial de la trascendencia, rebelándose  en contra de lo artificial, que descansa sobre lo mundano, convirtiéndose en un misterio que advierte lo trascendental e inmortal que suele desarrollarse conjuntamente con la consciencia, acercándose de esta manera con la verdad, que por naturaleza es belleza. 

El arte solo es la cercanía a lo sublime

El arte es el cielo que se ha encargado de sostener esa manta tácita que identifica a los  pueblos y naciones, en la que los artistas llegan a hacer algo que no se puede alcanzar mediante otras prácticas que se creen resultan ser más relevantes. Cuando se trata de arte y la cultura, se conoce que el orgullo de un colectivo se concentra en sus grandes poetas, pintores, músicos, ilustradores, escritores, actores, escultores, entre otros. De manera que, ¿podríamos ser algo si la presencia del arte? ¿O quizás, sería posible tener vida sin la música? ¿Se podrían eliminar los sueños que alcanzamos tras un buen libro o una canción?